Del 2020 al 2021: Lxs niñxs no están bien

El diseño ha mutado con las lecciones aprendidas en el 2020, y para el 2021 aborda un enfoque fundamental: la salud y el bienestar, en todos los aspectos.

Words by...

Pues nada. Que se acaba el 2020 y, aunque pasó de todo, al mismo tiempo existe la sensación de que no ha pasado mucho. Mucho de lo que planeamos en lo individual no sucedió, pero al mismo tiempo pasaron muchas cosas inesperadas en el mundo. Sin embargo, una lección muy valiosa que nos dejó este abominable 2020 fue aprender que somos una comunidad y que las decisiones que tomamos en lo individual repercuten, a veces de formas inmensurables, en lo colectivo.

Este año nos vimos obligados a entrar a la casa, literal y metafóricamente. Ya no pudimos distraernos (tanto) con los estímulos del exterior y tuvimos que entender que el autoconocimiento es una herramienta fundamental en la vida humana y que contar con ella abre infinitas posibilidades para afrontar diferentes situaciones. Una de ellas, fue intentar conectar a través de formas diferentes a las que conocimos toda la vida. 

Todo esto, dentro del contexto sanitario que está viviendo la humanidad. Es justo decir que esta búsqueda desesperada de “bienestar” se da por el peligro inminente que existe de dejar de estar bien, lo que sea que esto signifique. Todos están abordando la salud desde diferentes perspectivas porque la salud, tanto física como emocional, el día de hoy es lo que vende. La gente quiere estar bien y, al darnos cuenta que los métodos convencionales para lograrlo ya no están a nuestro alcance, nos hemos visto obligados a repensar lo que esto significa y cómo podemos lograrlo. 

Como una consecuencia lógica a lo abrupto del 2020 y esa búsqueda del bienestar, las tendencias para el 2021 se han concentrado en el autoconocimiento, en la expresión de la personalidad individual y su impacto en lo colectivo. Las marcas se han dado cuenta que preferimos consumir una experiencia en vez de solo un objeto y ahora no solo queremos que las cosas existan, también queremos que tengan una razón de ser en el contexto, que sean una traducción del ambiente en una experiencia que nosotros podemos entender. 

Autoconocimiento y biotecnología 

Yuval Noah Harari, historiador israelí, dice que “somos la última generación de homo sapiens”. Aunque es difícil saber qué seremos después, él parte de la obvia conexión que actualmente tenemos con la tecnología. Ya no es simplemente una herramienta secundaria a nuestro estilo de vida, ahora se ha vuelto una extensión de nuestra persona y esto nos ha obligado a evolucionar la forma en que aprendemos y vivimos. Esto no simplemente se refiere a la manera en que hacemos sinapsis o que interactuamos a través de la tecnología como un conducto, si no a la inteligencia artificial y la biotecnología como una extensión de nuestra persona, que reacciona a las condiciones del entorno con la finalidad de generar algo en nosotros mismos de lo que previamente no fuimos conscientes, y cómo esto impacta profundamente la forma en que experimentamos el mundo.  Existen desde materiales inteligentes que reaccionan a la temperatura o a la luz, hasta el proyecto Neuralink, que literalmente trata de conectar directamente a tu cerebro dispositivos que lo estimulen de formas específicas. Para el 2021 solo podemos esperar que la tecnología encuentre nuevas formas de volverse indispensable en nuestras vidas.

El primer implante neural que te permitirá controlar un ordenador o dispositivo móvil dondequiera que vayas. Los hilos a escala micronada se insertan en áreas del cerebro que controlan el movimiento. Cada hilo contiene muchos electrodos y los conecta a un implante, el Link.

Futuro inmediato y diseñar el bienestar

Ok, ya entendimos: todo en este año se trató de estar en casa y en formas de hacer este confinamiento involuntario lo más llevadero posible. Sorprendentemente, parece que esta tarea es más difícil de lo que parecía al inicio y esto nos obligó a hacernos presentes en el ahora y entender cómo funcionan nuestros espacios. El diseño interior tomó especial relevancia como una vertical dentro del diseño que antes se encontraba demeritada. En estas nuevas formas de buscar el “conectar”, aprendimos que una parte fundamental para que esto suceda satisfactoriamente, es que esto sea dentro de espacios adecuados, por lo cual entendimos también el impacto de habitar en un entorno favorable y, los impactos negativos que suelen darse -sobre todo- en los espacios que no lo son.

Pero, cuando hablamos de diseñar el bienestar como una solución, hablamos de que existen herramientas para acceder a esos espacios a través de la arquitectura planeada, el diseño de interiores, el diseño de mobiliario, e incluso lo que comemos y la forma que diseñamos nuestro plato: la relación que tenemos con los espacios y la comida, por ejemplo. Dado que la situación no parece ser muy diferente el próximo año, el 2021 sugiere que seguiremos por el mismo camino de transformar espacios para hacerlos más favorables dadas las condiciones de confinamiento y los nuevos requerimientos sanitarios.

Futuro… ¿Futuro? ¿Qué futuro?, y los biomateriales

Que exista un futuro en el que la humanidad prevalezca como la conocemos es una posibilidad cada vez más lejana. Mientras nos acercamos a la Media Noche, la investigación y desarrollo de biomateriales es una de las apuestas más importantes para contribuir a mantener habitable nuestro planeta, en un intento de contrarrestar el impacto de la producción en masa y las operaciones ecocidas de las mega empresas y los millonarios. Las marcas se mueren por tener un sello más que diga que son orgánicos-sustentables-reutilizables-compostables-0 emisiones para así volverse la opción elegida entre un mar de marcas que, si no son ecológica y socialmente responsables, o no están buscando la transición a un modelo sustentable de producción, es porque están en la prehistoria y su destino es el olvido.

Sea lo que fuere, en las crisis surgen las mejores soluciones y si seguimos bajo esta primicia, el 2021 promete ser un año de GRANDES soluciones. No olvidemos que para cada necesidad existe un diseñador o diseñadora que ha dejado sudor y lágrimas en un cuaderno de sketches buscando la mejor forma de solucionarla, acércate a ellxs para encontrar la mejor forma de lograrlo.   

Al final del día, al final del año, el diseño siempre se ha tratado de crear soluciones y, dado que este 2021 el tema principal ha sido repensar todo lo que entendíamos por el concepto de “bienestar” en lo individual y lo colectivo, lo lógico es que la tendencia para el 2021 sea continuar en la búsqueda de diferentes formas de definirlo. 

¿Qué quieres que te cuente?

Dímelo en @trrropicodeleo

Share on: Twitter | Facebook

Related Articles

Nippon América 日本アメリカ

Preguntas random y una alianza con Google México, son las buenas noticias de hoy. Conoce más sobre los fotógrafos detrás de Nippon América 日本アメリカ.

El crochet como arte

Conoce a Vanessa Freitag, la artista brasileña que desarrolla la técnica del crochet como arte y usa un discurso emocional a través del lenguaje textil.

La fotógrafa mexicana que ha tomado las calles de N.Y.

Jordana Bermúdez, la fotógrafa que busca la equidad de género y romper con los roles tradicionales que encapsulan a mujeres y a personas no binarias.

Las mejores películas de A24

A24 y su consistencia incesante para volarnos los sesos con cada una de sus producciones y demostrarnos el gran potencial del cine independiente.

Search...

Pop my brain out...