En la mente de Jordan Blady

Platicamos con Jordan Blady, el director que ha logrado cautivar a los espectadores con la narrativa de su más reciente proyecto, ‘Comfort Zone’.

Words by...

Jordan Blady, un director que goza de la dualidad entre Los Ángeles y París. Graduado de Tisch School of Arts de NYU, ha logrado obtener diversas colaboraciones con Vogue Italia, Nowness y Dazed. Su cortometraje más reciente, ‘Comfort Zone’, ha ganado el premio Best Unscripted Personal Work en Berlín Commercial, Best Cinematography & Script en A Shaded View on Fashion Film y una nominación al mejor documental en London Fashion Film Festival. Además, fue seleccionado en Aesthetica Short Film Festival, Canadian International Fashion Film Festival y Fashion Film Festival Milano. El trabajo de Jordan se caracteriza por profundizar en temas sociales como; la mirada milenaria, la crudeza y la comunidad LGBTIQ+ como en su más reciente cortometraje ‘Comfort Zone’. En él, Jordan Blady busca explorar la escena típica de la comunidad drag en Tblisi, Georgia, junto con el activista y artista Matt Shally. ‘Comfort Zone’ es más que un cortometraje; es un diálogo de aceptación personal, dualismo y autenticidad en un país homofóbico como Georgia.  

Nos adentramos en la mente de Jordan Blady para conocer su experiencia durante este proyecto y conocer su perspectiva sobre la diversidad sexual en Tbilisi, además de su proceso creativo durante la pandemia del Covid-19.

1. ¿Cuál es tu proceso al escribir el guión de tus proyectos cinematográficos?

Jordan: La mayoría de las veces trato de encontrar una canción que me ayude a visualizar un momento y luego construir sobre eso. Hasta que entiendo el tono de lo que estoy tratando de crear, estoy esencialmente paralizado, pero una vez que lo encuentro, sigo agregando a ese mundo hasta que se termina.

2. Eres originario de New Jersey y actualmente vives entre Los Ángeles y París, ¿Sientes que estos tres lugares determinan tu modo de crear historias?

Jordan: Seguro. Los Ángeles me influye menos porque nunca he sentido una verdadera conexión con él, a pesar de que es un gran lugar para estar solo y concentrarme en el trabajo. Europa ha sido una gran inspiración desde que era adolescente debido al cine new wave, pero New Jersey siempre estará en mi corazón. Odio encontrarme con expatriados de todo el mundo que le dicen a la gente que son de Nueva York cuando en realidad son del otro lado del Hudson. Por el momento, París es mi ciudad favorita. Incluso después de tres años, todavía no puedo olvidar su belleza.

3. ¿Qué tan difícil fue para ti crear en época de pandemia? Teniendo en cuenta que tus proyectos son realizados en diferentes países. ¿Esto te afectó a nivel personal?

Jordan: No he tenido un solo trabajo desde marzo, pero hice lo mejor que pude y logré rodar tres proyectos personales hacia finales de año. Si bien este fue un año extremadamente difícil, trabajar en diferentes países es en realidad lo que me permitió filmar durante la pandemia. En los últimos dos meses pude filmar en Praga y luego en Tbilisi nuevamente, ambas experiencias surrealistas ya que cada ciudad estaba cerrada cuando llegué. Nunca encontré el ritmo ni el apoyo que necesitaba para hacer proyectos en Los Ángeles, así que salir ha sido fundamental para mí.

4. Como “cineasta”, ¿Qué consideras que te haya marcado para encontrar tu propia voz dentro del medio? 

Jordan: Viajar ha sido una parte integral para descubrir el tipo de película que me gusta hacer, que ha sido otra forma de sumergirme en lo desconocido y tratar de encontrarle sentido. La terapia también ayudó.

5. ¿Escribes todos los días?, ¿Es algo que disfrutas?

Jordan: Escribo todos los días y llevo un diario desde que era adolescente. Supongo que tengo suerte porque escribir es mi actividad favorita y si no escribo un diario por la mañana, mi día nunca va bien. Me tomo muy en serio mi tiempo de la mañana, es cuando pienso más claro y si no lo utilizo lo perderé hasta el día siguiente.

6. ¿Qué proyecto te ha transformado más a nivel personal? 

Jordan: Syllables, la narración corta que hice en Berlín hace unos 4 años. Después de una década estancada y deprimente en Los Ángeles, de repente tuve un cortometraje que realmente me gustó, se veía como quería que se viera y al que la gente respondió. Me dio la confianza para seguir adelante.

7. ¿Siempre supiste que querías ser cineasta?, ¿Cómo fue que te diste cuenta de tu vocación?

Jordan: Básicamente sí. Para mí era igualmente importante ser escritor, pero todo sucedió al mismo tiempo. El cine tiene para mí este consuelo psicológico arraigado en la infancia que siempre estará ahí. Mi padre se fue cuando yo era muy joven y cuando nos veíamos, lo que más nos gustaba hacer era ir al cine. Cuando tenía insomnio mientras crecía, pasaba horas viendo películas por cable una y otra vez hasta que finalmente me dormía. No estoy seguro de si eso responde a la pregunta, pero tratar de escribir y dirigir películas es lo más natural que se me ocurre.

8. ¿Tienes alguna rutina o método para iniciar un nuevo proyecto?

Jordan: Claro, como mencioné anteriormente, realmente se trata de encontrar el tono o un momento que funcione para poder expandirlo y comenzar a inyectar una narrativa o lo que sea que requiera el proyecto. La inspiración puede provenir básicamente de cualquier lugar, pero normalmente mi mente funciona mejor cuando leo muchos artículos.

9. ¿Cuál fue el mayor reto de filmar ‘Comfort Zone’? 

Jordan: Tuve una intoxicación alimentaria tan horrible dos noches antes de que empezáramos a filmar. En la noche del espectáculo de baile pensé que iba a colapsar. Logramos programar el día siguiente como “libre”, así que estuve bien durante el resto de la sesión, pero recuerdo que ocurrió cuando estábamos explorando y apenas podía subir un tramo de escaleras. Además de eso, fue realmente una gran sesión, súper bien producida y nada agitada.

10. ¿Cuál fue tu principal inspiración para crear la esencia de Comfort Zone?, ¿Crees que es un ideal en cuanto a sentirse bien dentro de tu propia piel, sentirte libre de cualquier tipo de juicio?

Jordan: Era un documento breve y eso me resulta complicado porque no tengo ni idea de lo que tengo hasta que termine de editarlo. Mi objetivo era hacer una historia honesta sobre Matt y centrarme en las historias que me había contado sobre sus luchas personales en Tbilisi y también enfatizar lo inspiradora que es. Creo que el mensaje de autoaceptación terminó siendo el tema definitorio, y estoy feliz por eso, pero no podría haberles dicho que eso iba a suceder.

11. ¿Cuándo estás desarrollando un personaje para tus proyectos, ¿Qué tanto te adentras en su mundo? 

Jordan: De hecho, he tenido que esforzarme para volverme menos parte del mundo de los personajes, específicamente con los documentos. Cuando tenía veintitantos años, estaba documentando a un pescador que fue arrestado por cazar peces furtivos. Empecé la película con el interés de defenderlo y cuando descubrí que me estaba mintiendo me rompió el corazón y nunca terminé el proyecto. Me tomó años aprender a mantener la objetividad al documentar personas, incluso si terminas cuidando de ellas.

12. Hablar de Comfort Zone y Georgia es entablar un tema de prejuicio social por diversidad sexual. Los valores que plantean los cristianos ortodoxos de la zona y la “desviación” por la homosexualidad es un tema presente en Tblisi. ¿Fue difícil enfocar esta discriminación que vive la comunidad LGBTIQ+?

Jordan: Yo diría que no es nada difícil. La generación más joven está cansada de estas ideas que se utilizan para reprimir y discriminar y quiere que se escuche su voz. De hecho, me sorprendió lo bienvenido que fui por parte de la comunidad para hacer esta película, pero también me sentí agradecido, ya que sentí que era el momento perfecto para estar allí y ayudar a difundir un mensaje importante.

Share on: Twitter | Facebook

Related Articles

Nippon América 日本アメリカ

Preguntas random y una alianza con Google México, son las buenas noticias de hoy. Conoce más sobre los fotógrafos detrás de Nippon América 日本アメリカ.

El crochet como arte

Conoce a Vanessa Freitag, la artista brasileña que desarrolla la técnica del crochet como arte y usa un discurso emocional a través del lenguaje textil.

La fotógrafa mexicana que ha tomado las calles de N.Y.

Jordana Bermúdez, la fotógrafa que busca la equidad de género y romper con los roles tradicionales que encapsulan a mujeres y a personas no binarias.

Las mejores películas de A24

A24 y su consistencia incesante para volarnos los sesos con cada una de sus producciones y demostrarnos el gran potencial del cine independiente.

Search...

Pop my brain out...