La historia de la mujer tras bambalinas

Pareciera que el rol de la mujer en la cocina es algo tan natural que lo damos por sentado. Sin embargo, su rol va más allá desde el origen de la humanidad.

Words by...

Confieso que cuando empecé a estructurar el siguiente texto me quedé pasmada. Vinieron a mi mente un montón de datos que a lo largo de mi corta vida como lectora de historia de la mujer no sabía cómo expresarlo sin parecer una mujer agobiada y aterrada por datos históricos relacionados con un género. ¡Imposible! Estoy aterrada y preocupada por lo que sigue pasando en el mundo.

También fue durante este pequeñísimo recorrido por la historia de la mujer en la cocina en donde hoy me siento muy afortunada de tener el derecho a leer y escribir, de poder degustar una copa de vino y no ser quemada en leña verde, de poder decidir por amor si quiero una pareja. Soy afortunada de ser una hija deseada y no como sigue pasando hoy en muchas regiones de medio oriente; en donde si naces varón, lanzan dulces a la cuna del bebé y si naces mujer, le dan las condolencias a los padres. Hoy agradezco que mis amigas tengan el derecho a amamantar a sus hijos en público, festejo que ese acto se vea como lo que es… Un acto de amor y de alimentación natural. Honro compartir una mesa con mis seres queridos y poder hablar de temas como este. Festejo el poder estar viva y compartir con ustedes lo siguiente, espero que lo disfruten y lo reflexionen tanto como yo.

El origen

Hoy sabemos que tanto la gastronomía y el haber llegado al punto en el que estamos parados ahora se debe a las hembras de nuestra especie. Desde el origen, ellas eran las que tenían el poder de observación y apreciación (que no es lo mismo) para entender su entorno, entender a la naturaleza y lo que ésta les ofrecía. Para muchos antropólogos estas primeras hembras fueron las que construyeron el futuro, la estabilidad y el progreso de la especie humana.

expona : The Neanderthal Woman - Edmèe- museum exhibition network
La mujer neandertal-Edmèe, creada en colaboración con Contemoranea Progetti y el museo Neandertal de Mettmann (Alemania).

Gracias a estas primeras mujeres se logró la domesticación de plantas y animales. Aprendieron a distinguir aquellos alimentos buenos de los venenosos, aprendieron a diferenciar las estaciones del año, las floraciones y la temporalidad de los frutos que tenían alrededor, todo ello mientras que los machos buscaban desesperados aliviar su hambre y que muchas veces solo encontraban en el camino la carroña que otros carnívoros dejaban o cazaban algún animal viejo.

Los expertos explican que el caminar erguidos obligó la división de labores dependiendo el sexo. La hembra al no desarrollar pelo donde sus crías se agarrarían de la madre, la posición vertical de sus cuerpos les dificultaba ser parte del grupo que salía a cazar. Entonces, mientras los machos salían a cazar, las hembras se quedaban a formar un refugio a la espera de los alimentos, recolectaban frutos, hierbas y vegetales, además de  estudiar el territorio.

Seguramente durante la actividad de prueba y error fue donde surgió la primera receta de la humanidad de la mano de una mujer. ¡Los caldos! El gran descubrimiento que es la base de la alimentación humana, y que además se logró mientras las mujeres jugaban con el fuego. Antes del fuego, los humanos invertían mucho tiempo en masticar sus alimentos, al cocinarlos, los hicieron más digeribles, más salubres, las mandíbulas cambiaron, la estructura de la cabeza se hizo más pequeña y ese tiempo de sobra que antes se invertía en masticar lo aprovecharon en otras actividades que dieron paso al desarrollo de las sociedades.

El caldo de piedra. Un majestuoso platillo oaxaqueño - Matador Español
Imagen: https://matadornetwork.com/

La mujer se volvío elemento central dentro de las tribus, era la que alimentaba y cuidaba a las crías que dependiendo del sexo de éstas se volverían las siguientes cuidadoras o los próximos cazadores. 

Después, pasaron de ser ese elemento central para convertirse en solo las cuidadoras de pequeñas parcelas y dar paso al patriarcado que surge gracias a las alianzas entre hombres que monopolizaron los ámbitos sociales, políticos y religiosos. 

Dejan de ser nómadas para establecerse

Comienza el desarrollo tecnológico dentro de la agricultura en donde el hombre buscaba nuevas técnicas para producciones masivas de alimentos, y ¿Qué creen?, otra vez hacen a un lado a la mujer. El poder de decisión queda exclusivo para los hombres. La mujer queda solo a cargo de actividades domésticas y al servicio de ellos.

En 1760 a.C. son creadas las primeras leyes hechas por hombres con bases divinas, inspiradas en el Código de Hammurabi y en las cuales se imponen los derechos y deberes de las mujeres. Esta reglamentación marcaba que si querían desarrollar alguna profesión sólo tenían derecho al casamiento, ser esclava, comerciante, sacerdotisa, prostituta o dueña de alguna taberna. En el caso de esta última, podían ser dueñas pero no tenían derecho a beber, eran actividades hechas para servir a los hombres.

“Dios, no juzgues. Tú nunca fuiste mujer en esta tierra.”

– Marina Tsvietáieva

Por otro lado, hace más de 2.000 años en Persia, Egipto y Grecia el papel de la mujer en la alimentación era reconocido, pero no por darle importancia a su trabajo, ¡no! Fue porque la producción y preparación de alimentos estaba a cargo de las mujeres. La elaboración de conservas, manufactura y empaquetado no lo querían realizar los hombres. 

Creencias

Desde la aparición de los cultos, las religiones y tradiciones, la relación de la mujer con los alimentos fue definida y especificada por cada cultura; por ejemplo: en muchas culturas occidentales las mujeres tenían prohibido el asar animales, pues a la mujer se le tenía identificada como un ser que engendra vida y no un ser que la quita, se asociaba al fuego como una actividad violenta que sólo podía ser ejercida por hombres. 

men cook dinner day | Winn & Tonic
  • Los guerreros de Homero asaban animales como símbolo de estatus heroico y de virilidad, esta práctica estaba prohibida para las mujeres. 
  • En la antigua China, las hojas de té para las dinastías debían ser cortadas exclusivamente por mujeres vírgenes, mujeres puras. 
  • En Uganda y entre los Bhanta de la India, una mujer estéril es considerada un peligro para los huertos. 
  • En Borneo son las mujeres quienes recolectan, escogen y conservan las semillas, pues se tiene la creencia de que ellas tienen la afinidad natural con los granos, pues se piensa que estos también están en cinta. 
  • En Nicobar, tienen la creencia de que las cosechas serán más abundantes si las realiza una mujer embarazada. 
  • En la India, mujeres desnudas llevan de noche el arado alrededor del campo para garantizar buenas cosechas. 

Tras la conquista de México, en muchas regiones del país, las mujeres debían aprender a cocinar desde muy pequeñas y era su obligación el cuidado del padre y de los hermanos varones. Los alimentos eran servidos primero a los hombres adultos, después a los niños pequeños y ya que terminaban de comer los hombres era cuando las mujeres podían sentarse a comer.

Gastronomía · Especiales · Michoacán

“Mujercita: si el hogar es un santuario, la mesa es el altar… la mesa congrega, deleita y reconforta. Una mesa bien servida disipa el mal humor y estimula el buen amor… En una comida, el alma de la casa demuestra sus habilidades y talentos, su interés, su discreción, su economía y su liberalidad”.

 – José Forga Font, Cocina Poblana

Tuvieron que pasar miles de años para que las mujeres pudieran gozar de sentarse en la misma mesa que los hombres. En Europa, por poner un ejemplo, fueron los casamientos entre hijos de la realeza de distintas naciones, los que empujaron que la mujer llevara a otros reinos nuevas recetas y productos y con ello la toma de decisiones dentro de lo que se servía o no en las mesas de los palacios. 

El tenedor llegó a Europa procedente de Constantinopla en el siglo X introducido por Teodora, la hija del emperador de Bizancio Constantino X Ducas. Y aunque en muchas partes de Occidente este artefacto fue satanizado por la iglesia católica, pues decían que era un instrumento del diablo por la forma de trinche, no cabe duda que fue un gran invento que nos facilitó la vida y que para muchos fue uno de los avances que nos separó de otras especies. Se dejó de comer con los dedos para dar paso a los protocolos refinados de cómo comportarse en la mesa.

Forks: From Odd Byzantine Instruments to Modern Utensils
Fotografía:  Rebecca Hale/NGM STAFF

“El vino es fuerte, el rey es más fuerte, las mujeres son aún más fuertes”.

– Martin Lutero

Mujeres de Dios que guisaban como ángeles

Fue en los conventos de la Nueva España (Siglo XVII), donde se construye el mestizaje culinario que hoy conocemos como cocina tradicional mexicana. Fueron las monjas las encargadas de crear grandes platillos como los dulces típicos, los chiles en nogada y el rompope, entre otros. La documentación de recetas fue una de las grandes herencias que estas mujeres dejaron a la culinaria nacional y que en parte nos define como cultura. Sor Juana Inés de la Cruz, además de ser una de nuestras grandes poetisas, era una apasionada de la cocina e incluso hay documentos que hoy son libros dedicados a sus recetas, “Sor Juana en la cocina”, una obra escrita por Mónica Lavín y Ana Benítez Muro, un libro en el que estas autoras retratan los sabores del siglo XVII. 

Entre Gula Y Templanza . Un Aspecto De La Historia Mexicana | Mercado Libre

Y ya entrados en la literatura gastronómica, hace unos días me tope con otra obra maestra de Sonia Corcuera de Mancera, titulada “Entre gula y templanza” en donde esta maestraza nos adentra en el arte culinario desde una visión religiosa de indígenas y españoles. 

O Guadalupe Rivera, hija mayor de Diego Rivera, quien narra en su libro “Las fiestas de Frida y Diego” los recuerdos que ella de niña saboreó a lado de estos dos grandes de la cultura mexicana. 

Los banquetes de Diego Rivera y Frida Kahlo | Cocina y Vino

En realidad, hay miles de plumas de literatas que escriben de cocina, esto es una embarrada muy pequeña de algunas obras. 

Simone De Beauvoir, es considerada una de las mentes más brillantes en el tema del feminismo. “El segundo sexo”, es una obra para reflexionar, en donde encontramos la cultura de la cocina vista como base del patriarcado.  Un ensayo en el que Simone dice “La mujer no nace, se hace”.

El segundo sexo: cuando Simone de Beauvoir fundó el feminismo - La Tercera

En ese mismo país, pero a finales del siglo XIX la burguesía pedía a gritos un giro innovador en la industria restaurantera y otra vez la mujer fue apartada del servicio profesional dentro del mundo gastronómico. Pero las mujeres encontraron su sitio al servicio de la casa de media fortuna, eso sí con salarios mínimos, porque no era permitido que ganaran el mismo sueldo que un hombre. 

En Francia durante esta época, el oficio profesional de cocinero era exclusivo para el género masculino. La cocina francesa o internacional se convierte en la base de la gastronomía que conocemos hoy como el origen de la cocina contemporánea, en donde era aceptado que un hombre cocinara en público y profesionalmente siempre y cuando fuera por dinero. Sin embargo y como ya lo vimos a lo largo de la historia, las mujeres fueron las encargadas de cocinar en privado y sin reconocimiento público. Ha sido reciente que los chefs profesionales han adquirido el estatus de artistas, tuvieron que pasar más de 2.000 años para que gran parte de las cocinas del mundo fueran ocupadas también por mujeres.

Afortunadamente, hoy podemos llegar a un restaurante en donde el chef es una mujer, en donde una barra de bar está a cargo de una mujer mixóloga o tener una maestra mezcalera hablando del agave. Hoy podemos llegar solas, pedir una mesa y disfrutar de un excelente servicio por parte de una mesera.

Mujeres en la gastronomía: ellas son los nuevos valores que apuntan alto

Nos falta un largo, pero largo camino por recorrer, seguramente no nos toque ver esos cambios, sin embargo, es importante comenzar, es prioridad aprender a caminar juntos hombres y mujeres. ¡Es necesario! Es necesario cuidarnos y reconocernos como iguales, cuidar la biodiversidad, cuidar a nuestros campesinos y campesinas, agricultoras y agricultores, cocineras y cocineros. Es necesario para llevar a flote nuestro hogar que es este planeta. 

“A la mujer hay que tratarla como al mezcal, con respeto y a besitos”

– Dicho popular mexicano
Share on: Twitter | Facebook

Related Articles

El recetario para recordarlxs

La cocina, uno de los medios para conectar… Incluso con aquellos que ya no están. Un recetario que lleva el recuerdo de las voces de la ausencia.

El dark side del mandil

¿Realmente no tienes dotes culinarias o solo no te gusta estar del otro lado del mandil porque deep down sabes lo que eso trae consigo?

¿Y si cocinamos con los scraps de frutas y verduras?

Existe una preocupación mundial por el estado del planeta y el impacto de nuestras acciones. ¿Por qué no aprovechar hasta la última parte de los alimentos?

Rituales de boda y gastronomía

La religión, la cultura y la latitud son elementos que definen los simbolismos, rituales, vestimentas, alimentos y bebidas que se involucran en una boda.

Search...

Pop my brain out...