¿Y si cocinamos con los scraps de frutas y verduras?

Existe una preocupación mundial por el estado del planeta y el impacto de nuestras acciones. ¿Por qué no aprovechar hasta la última parte de los alimentos?

Words by...

El desperdicio de comida es un tema que siempre ha estado presente. Sabemos que debemos apreciar y no desperdiciar nuestros alimentos porque hay muchas personas en el mundo que no tienen fácil acceso a él, también buscamos que lugares como restaurantes o supermercados donen los restos de comida que no están en estado de ser vendidos, pero que todavía pueden ser consumidos, en lugar de tirarlos a la basura. Sin irnos tan lejos, miremos nuestros propios basureros y notemos que no solo podríamos evitar tirar muchos alimentos envueltos en inútiles capas de plástico u otros materiales difícilmente reciclables, sino también que podríamos usar hasta la última parte de nuestras frutas y verduras.

Hablando de basura, hay algunos países que reciclan más del 90% de su basura como Suiza, Austria, Alemania o Bélgica. Hay otros países en los que hasta hace unos años, no era ni siquiera un hábito separar la basura orgánica de la inorgánica como ahora se hace. La separación de la basura es un tema muy extenso, pero lo que todos debemos saber es que los materiales tienen una vida límite antes de descomponerse, y que la basura orgánica se descompone en menor tiempo que la inorgánica. Al mezclarse en un mismo contenedor, estos desechos orgánicos tardan mucho más tiempo en descomponerse, creando gases tóxicos.

En el mundo, se ha comprobado que el desperdicio alimentario más grande se concentra en casa, siendo las frutas, verduras y productos de panadería los más desperdiciados. La buena noticia es que ha crecido la preocupación por este problema, que si bien puede parecer inofensivo, al verse en gran plano puede reducirse fácilmente. Afortunadamente, vivimos en una época en la que la sostenibilidad se ha convertido en una “tendencia” en la cocina. Un ejemplo de la importancia en este tema es La Tablée des Chefs, una asociación de restaurantes nacida en Francia, la cual tiene convenio con México para recuperar las mermas de restaurantes y preparar comidas en comedores comunitarios.

Community Kitchen Pittsburgh gives those who have been down a path up

Imagina preparar un caldo con los “restos” de las verduras que normalmente tiramos. Esos restos que se fueron generando durante muchos días, pueden conservarse dentro del congelador y al juntar una buena cantidad, se hierven en agua. De esta manera, podemos usar todas esas cáscaras, tallos u otras partes de frutas y verduras que no solemos usar, reduciendo así nuestro footprint y valorando cada parte de nuestros alimentos. 

Hay muchas formas de reducir nuestra huella de carbono sacándole provecho a todos nuestros alimentos, incluso a las partes que “no se comen” como los tallos o las cáscaras. Si no te atreves todavía a cocinar con esas “sobras”, una buena opción de reducir nuestros desechos es haciendo composta, en la que al colocar las sobras orgánicas en un contenedor, se descomponen naturalmente en “tierra”, funcionando también como un fertilizante súper nutritivo para las plantas. Existen muchos tipos de compostas dependiendo los residuos que se desee utilizar y del espacio que tengamos disponible. El punto es aprovechar al máximo los alimentos, porque no hay que olvidar que todo lo que comemos y usamos, requiere recursos y energía para poder llegar a nuestros platos.

Para ponerte en el mood e inspirarte a hacer de esta “tendencia” un excelente hábito, aquí algunas recetas: 

Pesto de tallo de zanahoria

Pulled “pork” de cáscaras de plátano

Tacos de jamaica (No tires las flores después de hacer agua de jamaica)

Varias recetas en un mismo video para que elijas la que se adapte a tu gusto (más sencillo, imposible).
Share on: Twitter | Facebook

Related Articles

El recetario para recordarlxs

La cocina, uno de los medios para conectar… Incluso con aquellos que ya no están. Un recetario que lleva el recuerdo de las voces de la ausencia.

La historia de la mujer tras bambalinas

Pareciera que el rol de la mujer en la cocina es algo tan natural que lo damos por sentado. Sin embargo, su rol va más allá desde el origen de la humanidad.

El dark side del mandil

¿Realmente no tienes dotes culinarias o solo no te gusta estar del otro lado del mandil porque deep down sabes lo que eso trae consigo?

Rituales de boda y gastronomía

La religión, la cultura y la latitud son elementos que definen los simbolismos, rituales, vestimentas, alimentos y bebidas que se involucran en una boda.

Search...

Pop my brain out...