Cancel culture: entre el exilio social y la justicia del vigilante

El movimiento que “cancela” y exhibe como castigo para exigir respeto de los demás. ¿Es este un síntoma de que nos hace falta sanar como sociedad?

Words by...

La cultura de la cancelación es el acto de denunciar públicamente en las redes sociales a alguna persona u organización.  Se trata de que aquella persona pierda credibilidad ante el público, o incluso sea expulsado de su trabajo y pierda sus privilegios. 

A través de los años hemos visto a mucha gente siendo “cancelada”, y a otros siendo momentáneamente cancelados y después de un tiempo, vuelven a tener el mismo status. 

La cultura de la cancelación recientemente aplica para todo, desde celebridades, hasta cadenas, establecimientos, y personas de la vida diaria. 

Analizando la cultura de la cancelación me doy cuenta de que es un “instrumento” que siempre ha existido, pero ha sido renovado o reinventado. 

Tanto en diferentes culturas como religiones, siempre ha existido el hecho de “cancelar” a alguien debido a que sus acciones no concuerdan con las creencias morales del resto del grupo.

Por ejemplo en el catolicismo, existe la excomulgación, que es el excluir a un fiel de la comunidad y negarle su participación en ella. La iglesia justifica el excomulgar a alguien “probando” que dicha persona no es digna de los sacramentos de dicha organización y no merece ser partícipe en ella.

Otro ejemplo es que, en las comunidades Amish, existe el llamado shunning, que de igual manera expulsa a alguien que no ha sido capaz de acatar las reglas y las leyes tanto morales como religiosas de dicha comunidad. La persona pierde el derecho y el privilegio de ser parte de la comunidad y es tratado como si este hubiese incluso, muerto. 

El acto de exiliar a una persona del resto tiene repercusiones severas tanto en la vida de esa persona, como en la de todos aquellos allegados a ella. El ser humano es un ser social que desde el principio evolutivo se tiene conocimiento que se vivía en grupo, por lo tanto el hecho de ser “expulsado” del grupo o comunidad a la que pertenece es un hecho que va a marcar a ese individuo para el resto de su vida. 

cancel-culture.png
Ilustración de @spooky_soda

Hoy en día se utiliza el internet, en especial twitter, con las llamadas # “X” is over party. 

Dicho movimiento adopta las tendencias del vigilante social (el que toma la justicia por su propia mano). 

Han habido casos famosos de dicha cancelación como recientemente por comentarios emitidos por la escritora J.K. Rowling o las alegaciones ante la conducta sexual deplorable de R. Kelly, así como videos de Jimmy Fallon de hace veinte años en los que aparece utilizando un disfraz de índole racista. Y así diferentes personalidades del mundo del espectáculo han sido poseedores de un hashtag en el que se les “expulsa” de la comunidad por la masa de personas en la red que vuelven estos temas virales. 

Así como la polarización política e ideológica que se vive en el mundo, el movimiento cancel culture también tiene opiniones opuestas. 

Hay quienes defienden esta postura al decir que es necesario que las personas se hagan responsables de sus acciones. Sobre todo gente famosa o con grandes redes de seguidores, aquellos cuya palabra tiene más peso que las de los demás, por así decirlo, por tener una gran difusión. Esta tendencia busca hacer justicia por mano propia, intentando así hacer a las redes y al mundo un lugar más seguro, en el que los comentarios o las acciones políticamente incorrectas no tengan cabida. 

Por otro lado, también hay personas como el influencer y maquillista político: Matt Bernstein, que en un hilo que comparte en su instagram,  afirma que cancelar a las personas no está funcionando, bajo la premisa que al cancelar a la gente, ellos no tienen el espacio para redimirse o aprender de sus errores. Que si solo se cancela a la gente, entonces no hay apertura para el crecimiento o las segundas oportunidades. “En la cultura de cancelación, el castigo rara vez equipara al crimen” significando que cada persona es distinta, las cosas que hacen o dicen son de diferente magnitud y que “un violador no es igual a alguien que vende lipsticks defectuosos”. Él afirma que entiende la visión de dicha cultura, el que las personas influyentes que han abusado de su poder, pierdan aquellos privilegios y plataformas, sin embargo en la vida real eso casi no ocurre. 

Recientemente más de 150 personas, artistas e intelectuales, entre ellos J.K. Rowling, Chomsky, Margaret Atwood y otras figuras reconocidas mundialmente; escribieron y firmaron una carta en la que afirman que esta cultura es una manera de censura, y de oposición ante el libre pensamiento y expresión. Sin embargo, también se han alzado opiniones negativas ante esta carta diciendo que aquellos que están contra el cancel culture es porque tienen un privilegio que las personas ordinarias, no tienen. 

Matt Bernstein afirma que el abandonar la cultura de la cancelación no quiere decir que se abandonen las luchas por la justicia social, al contrario, que se creen nuevas estrategias para responsabilizar a aquellos que abusan su poder, abrir la posibilidad a la redención y al perdón, crear espacios en los que las personas puedan arrepentirse y redimir sus acciones. 

¿La cultura de la cancelación funciona o no? es un debate que sigue abierto a todas las opiniones, algo que ha cambiado de forma a través de los años y hoy se manifiesta en las tendencias de twitter

Como humanidad debemos preguntarnos por qué a través del tiempo seguimos necesitando “castigos” para exigir el respeto de los demás y preguntarnos si como humanos merecemos redimirnos ante los otros o no. 

El llamado cancel culture es un síntoma válido de una sociedad a la que le hace falta sanar, ¿de qué? dejo que saques tus propias conclusiones. 

Is cancel culture silencing open debate? There are risks to shutting down opinions we disagree with
Ilustración: The Conversation
Share on: Twitter | Facebook

Related Articles

The one: ¿Qué pasaría si encontraras a TU persona ideal?

En este thriller distópico creado por Howard Overman nos arroja una premisa tanto emocionante como escalofriante. ¿Te gustaría conocer a tu perfect match?

Hablemos del mansplaining

Uno de los micromachismos más practicados y normalizados en la sociedad. ¡No dejes que ningún hombre te lo cuente, nosotras te informamos!

La problemática de las idol en Japón

¿Qué hay detrás del mundo idol?, ¿Acaso son un producto humano? Las idol japonesas son un “producto” que satisface las necesidades del público masculino.

Lo que rodea a “Framing Britney Spears”

Los abusos de la industria del entretenimiento, los acontecimientos que han marcado su vida y la batalla por su tutela legal: “Framing Britney Spears”.

Search...

Pop my brain out...