Stephanie Brewster, directora de cine mexicana cambiando paradigmas

Entrevistamos a Stephanie Brewster: directora, guionista, fotógrafa y documentalista. Platicamos de su más reciente corto “La Reina de la Naranja”.

Words by...

Conocimos a la directora Stephanie Brewster por un corto muy interesante y colorido que dirigió llamado “La Reina de la Naranja” y quisimos entrevistarla para darle voz a los talentos mexicanos emergentes.

Visual Aggression: ¿Recuerdas el momento en el que decidiste que querías dedicarte al cine, y a los documentales? 

Stephanie Brewster: Recuerdo que fue después de ver algunas de las películas de Wim Wenders, Krzysztof Kieslowski y Tarkovksi. Me marcaron mucho. Sobre todo Las Alas del Deseo. 

V.A: ¿Nos puedes hablar un poco sobre tu formación como directora y cineasta? 

S.B: Te cuento que decidí estudiar Filosofía con la intención de dedicarme al cine, yo quería ser directora y guionista. También me gustaba mucho la foto. Después de terminar filosofía, estudié cine, en la carrera descubrí el cine documental y me apasionó mucho. En ese momento pensé que el documental podía hacer una diferencia para cambiar el estado de las cosas. Ahora con el tiempo, soy más realista jajajaja. 

V.A: ¿Hay alguien que te inspiró a dedicarte a lo que te dedicas? Si existe, ¿quién y por qué?

S.B: Pienso que Wim Wenders como director y conociendo algo de su biografía me inspiró enormemente para dedicarme al cine y también para estudiar filosofía. La cinematografía de sus películas me encantó, Las Alas del Deseo, por ejemplo. 

Recuerdo haber leído también Crimen y Castigo y  pensé que yo quería transmitir en el cine las emociones de manera tan profunda como lo hacía Dostoyevski en la novela. Recuerdo también ver Rashomon de Kuroswawa y quedar muy movida.  Más adelante vi Yes de Sally Potter y me encantó y descubrí directoras como Andrea Arnold, Lynn Ramsey  y su estilo visual me impactó enormemente. 

V.A: Vimos “La reina de la naranja” (Miss Orange) y nos gustó mucho, ¿Cómo es que la dirección de este proyecto llegó a tus manos? 

S.B: Fui invitada por Mayra Batalla, la protagonista del corto. Estábamos trabajando juntas en una película en Chiapas y me contó que tenía ganas de contar una historia personal y que el equipo fuera conformado por mujeres. Pasó un tiempo después de que terminó la filmación en Chiapas, nos reencontramos para comer para hablar del proyecto y me invitó a dirigirlo. 

V.A: Nos puedes hablar un poco acerca de tu proceso creativo, ¿Qué pasó por tu cabeza cuando te ofrecieron la dirección de este cortometraje? 

S.B: De entrada me emocionó mucho sentir la confianza de Mayra para darme la dirección de una historia propia. Después de que me contara la historia, Mayra me enseñó un tratamiento de guión y lo hablamos juntas. Intercambiamos ideas y algunas primeras propuestas visuales. Al final fue un corto que realizamos sin presupuesto, y con pura buena voluntad. 

V.A: Nos encanta la fotografía del corto, ¿cómo fue tu visión acerca de esta historia? 

S.B: Le propuse a Mayra invitar a Diana Garay a fotografiar, conozco y admiro su trabajo y además había fotografiado dos proyectos míos. Filmamos en el departamento de Mayra y allí trabajamos Diana y yo la visualización. Hicimos pruebas de cómo contaríamos la historia y luego la dibujamos. Desde un inicio propuse que en la toma final del baile, probáramos una cámara en mano, acompañando a Mayra mientras bailaba. 

Pienso que algo que he aprendido tanto dirigiendo como haciendo otros puestos en películas es que la preparación previa a un rodaje, permite mayor flexibilidad durante la filmación.  

V.A: En el corto se habla sobre el placer, cómo alcanzarlo, ¿qué significa esto para ti? 

S.B: Es interesante tu pregunta, pues ¿Cómo hablar del placer en un contexto como el nuestro? ¿Cómo darle lugar? ¿Cómo sentir derecho al placer? 

Nos enfrentamos día a día a un contexto permeado de violencia normalizada hacia las mujeres y por otra parte a la construcción de la sexualidad femenina vista desde parámetros morales y religiosos. No quiero decir con eso que para los hombres sea más fácil, pienso que en ellos hay expectativas puestas para “cumplir” con el rol de la masculinidad, al igual que para las mujeres hay una serie de expectativas para “cumplir” con el rol de la feminidad. Creo que hablar del placer, verlo, reflexionar en torno a qué es para cada quien, vivirlo, experimentar, tomando en cuenta al otro u otra, para saber también que nos gusta a cada quien y que no y no quedarnos con un mandato social que impone lo que le tiene que gustar a una u a otro o a otres. 

V.A: Cuál dirías tú que es el tema central de “La reina de la naranja”? 

S.B: La memoria y el placer en un contexto de mujeres. 

V.A: ¿Existen algunos temas que te gusta más dirigir? 

S.B: Hay varios por allí pienso que el tema del deseo es uno de ellos.  

V.A: ¿Tienes algunos proyectos en puerta de los que nos puedas hablar?

S.B: Tengo un corto de ficción que estoy levantando desde hace un rato y que se pospuso por la pandemia. Tengo otro proyecto corto que estoy escribiendo, y un largo que estoy desarrollando también. 

V.A: ¿Qué es lo que más te apasiona sobre tu trabajo?

S.B: Estar en el set, dirigiendo, es uno de los espacios en donde me siento viva. Además es un contexto fascinante, pasan muchas cosas todo el tiempo y es mucho trabajo y mucha energía para lograr cosas muy sutiles. 

V.A: ¿Qué le dirías a futuros directores?

S.B: Que hay que tener paciencia y que hay que aprender de los distintos puestos en un rodaje.

Bonus: En este mundo que parece colapsar a cada instante ¿Cómo podemos seguir emocionados para seguir creando?  

S.B: Creo que los actos de creación responden a las inquietudes más profundas sobre nuestra condición humana. Pienso que los actos de creación, no tienen una finalidad utilitaria y sin embargo nos resultan indispensables. El contexto de la pandemia ha sido un ejemplo de la importancia que tienen el arte y la cultura para sobrellevar las angustias de un mundo que cambió radicalmente de un momento a otro. 

V.A. Pregunta existencial: ¿Cuál crees que es nuestro propósito en este plano material?

Esta pregunta que me acompañó mucho tiempo y creo que ahora ha evolucionado un poco. Creo que no hay propósito para que estemos aquí. Pienso que el sentido lo damos nosotros. A pesar de esto, resulta imposible dejar de hacernos la pregunta por el sentido de nuestra existencia. Quizá valdría la pena preguntar, ¿Por qué nos preguntamos por el sentido de nuestra existencia a pesar de saber que no puede haber una respuesta?   

Share on: Twitter | Facebook

Related Articles

Nippon América 日本アメリカ

Preguntas random y una alianza con Google México, son las buenas noticias de hoy. Conoce más sobre los fotógrafos detrás de Nippon América 日本アメリカ.

La fotógrafa mexicana que ha tomado las calles de N.Y.

Jordana Bermúdez, la fotógrafa que busca la equidad de género y romper con los roles tradicionales que encapsulan a mujeres y a personas no binarias.

El sublime arte del collage de Giovanna Tommasi

Platicamos con Giovanna Tommasi, la artista que representa a través de sus collages el balance perfecto entre equilibrio, desenvoltura y elegancia.

Taeko Nomiya: Nippon América 日本アメリカ

Platicamos con Taeko Nomiya, una mujer que expresa su dualidad en fotografías. Su trabajo es una promesa que está conquistando México, Japón y el mundo.

Search...

Pop my brain out...