El cliché es cierto: Tu oscuridad es tu luz

La aceptación de nuestro inconsciente, la honestidad emocional y el análisis conductual, son la puerta a nuestra sombra y nos conduce a la individualidad.

Words by...

¿Por qué hay partes sobre nosotros que no nos gusta aceptar abiertamente ante nosotros mismos? ¿Hasta qué grado alguien está libre de su inconsciente?

¿Por qué repetimos patrones de conducta que han mostrado ser disfuncionales para nuestro bienestar? 

Son preguntas complejas, que constan de un número de respuestas equivalente a las personas que existen. Pero dentro del sinnúmero de posibilidades, hay patrones que pueden ayudarnos a llegar a respuestas más atinadas. Para una persona normal, una sombra podría significar la silueta que se visualiza al poner un objeto contraluz, pero para Carl Jung, la sombra significaba todos los aspectos negativos que la psyche de la humanidad ha tratado de dominar.

Lo que contiene nuestra sombra tienen conocidos y desconocidos aspectos de nuestra psyche, haciendo que el ambiente, el ego y la persona jueguen un rol importante en su expresión o su represión. Al ser confrontada por el ego, la sombra se puede integrar a la consciencia, pero, en general, la sombra yace lejos de nuestro conocimiento. 

Debido a que cada individuo tiene un rango amplio de rasgos, impulsos e intereses, tiene por necesidad una sombra. Muchos de estos rasgos están ocultos en nosotros y en los demás, en nosotros para que podamos navegar por la vida con la convicción de que somos humanos íntegros y buenos, para los demás para poder ser aceptados y tener éxitos sociales. 

Random Illustrations by Patrycja Podkościelny, via Behance
Patrycja Podkościelny 

Todos portamos una sombra y mientras menos esté integrada en la vida consciente del individuo, más negra y densa se vuelve, de manera que eventualmente pueda tomar control, teniendo como posibilidad no solo producir daño psicológico, sino físico también. Jung bien lo menciona “Aquello que no traemos a lo consciente aparece en nuestra vida como destino.” De modo que para Jung ser conscientes e integrar la sombra a la personalidad consciente del individuo, aceptándola con los brazos abiertos como una parte necesaria en nuestra vida.

Por eso mismo Jung creía que mucho del potencial creativo de un individuo yace en la sombra. Una de las formas mediante las cuales se podrían tener pistas de la sombra era mediante parapraxis, esto a causa de pensamientos o impulsos inconscientes que salen “sin querer” cuando nos expresamos. 

Debemos darnos cuenta de que la manera de integrar nuestra sombra es a través de la confrontación, que se da solo cuando nos hemos aventurado a, y salido de, la oscuridad. 

Pero para penetrar la oscuridad, debemos hacer uso de todos los poderes que la consciencia puede ofrecer. Para esto Jung menciona “Confrontar la oscuridad requiere un esfuerzo moral considerable, y aún más, domar su poder”.

La mayoría de las personas no puede, ni podría admitir que dentro de ellos mismos, no son buenos seres humanos y que poseen atributos e impulsos egoístas, destructivos, amorales e inmorales. La mayoría preferiría engañarse a sí misma con un optimismo ciego sobre la bondad de su naturaleza y por ende, se mantendrán como individuos fragmentados. Ya que solamente integrando la sombra es que uno alcanza la integridad de su Ser. Algo que es importante mencionar, es que la sombra no solo comprende elementos malignos y destructivos, sino que también contiene elementos poderosos y potenciales creativos de la personalidad.

Esto nos lleva a que la sombra es la puerta a nuestra individualidad.

Confrontar nuestros impulsos oscuros se vuelve entonces el primer paso para conocer nuestro Ser. De hecho, no hay una acceso a nuestro inconsciente y hacia nuestra propia realidad, más que a través de la sombra, solo cuando nos percatamos de esa parte de nosotros que no hemos sido capaces de integrar, o también, que hemos preferido ignorar, es que podemos visualizar de donde se alimenta y cuales son sus fundamentos. 

Share on: Twitter | Facebook

Related Articles

Chloe Ting made me do it… ¿O fue el encierro?

Me tomó un lockdown y una panza chelera para intentar el #ChloeTingChallenge y ahora soy más devota a la youtuber que un cristiano a la religión.

La crisis de la masculinidad

Hablemos de los ideales masculinos, la opresión del género, el concepto social y la toxicidad de estar atado al ideal rígido de la masculinidad.

¿Peso o talla? Body positive

El miedo de no cumplir con los estándares de belleza impuestos por la sociedad y que nos han ido pasando de generación en generación.

Lo bueno, lo malo y lo feo del ayuno intermitente

Te cuento sobre mi experiencia: desde mi research, hasta las beneficios que obtuve después de intentarlo, todo para que saques tus propias conclusiones.

Search...

Pop my brain out...